Coeficiente Intelectual

Rompamos los límites del CI (Coeficiente Intelectual)

¿Qué es la inteligencia? ¿Cómo se mide?

Desde de que somos pequeños nos hablan de la inteligencia. Que hay personas que son más inteligentes y menos que nosotros. Por supuesto nos han enseñado que las personas más inteligentes lo tienen más fácil que los menos para tener éxito en nuestra sociedad. Además si eres menos inteligente no puedes hacer nada para aumentarla, lo único que te queda es esforzarte más y así te acercarás al nivel de los más inteligentes. Pero, ¿Qué es la inteligencia?, ¿Cómo se mide?, ¿Verdaderamente no se puede cambiar?.

 

Escala WESCHEL de Inteligencia

La concepción más tradicional de la inteligencia es la del Coeficiente de inteligencia. Esta teoría nos da 4 puntuaciones (Comprensión Verbal, Razonamiento Perceptivo, Memoria de Trabajo y Velocidad de Procesamiento) y una global, qué es el famoso C.I.

El principal problema del CI es que no tiene en cuenta lo compleja que es la inteligencia, y los diferentes componentes que hay. Unas personas pueden destacar un área de inteligencia y no en otra. Por lo tanto el CI es una medida grosera de una parte de la inteligencia. 

 

Teoría de la Inteligencias Múltiples.

Hoy en día la teoría que mejor parece que explica la inteligencia es la: Teoría de las Inteligencias Múltiples. Esta nos dice que hay 8 tipos de inteligencia:

  • La inteligencia lingüística-verbal: es la capacidad de emplear de manera eficaz las palabras.

    Son niños a los que les encanta redactar historias, tienen facilidad con los idiomas…

  • La inteligencia física-cinestésica: es la habilidad para usar el propio cuerpo para expresar ideas, sentimientos, coordinación, equilibrio, destreza, fuerza, flexibilidad y velocidad.

    Podemos verla en aquellos que destacan en actividades deportivas, danza, expresión corporal, utilización de instrumentos…

  • La inteligencia lógica-matemática: es la capacidad de manejar números, relaciones y patrones lógicos de manera eficaz.

    Los niños que la han desarrollado analizan con facilidad planteamientos y problemas. Se acercan a los cálculos numéricos, estadísticas y presupuestos con entusiasmo.
  • La inteligencia espacial: La habilidad para poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas.

    Esta inteligencia encontramos en: pintores, fotógrafos, diseñadores, arquitectos

  • La inteligencia musical: es la capacidad de percibir, distinguir, transformar y expresar el ritmo, timbre y tono de los sonidos musicales.

    Los niños que la evidencian se sienten atraídos por los sonidos de la naturaleza y por todo tipo de melodías. Disfrutan siguiendo el compás con el pie, golpeando o sacudiendo algún objeto rítmicamente.

  • La inteligencia interpersonal: es la posibilidad de distinguir y percibir los estados emocionales y signos interpersonales de los demás, y responder de manera efectiva a dichas acciones de forma práctica. Es un componente esencial en la inteligencia emocional

    Podemos encontrarla en oficios como: comerciales, directivos, profesores…

  • La inteligencia intrapersonal: es la habilidad de la introspección, de tener una autoimagen acertada, son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones, y reflexionar sobre éstos.

    Este tipo lo vemos más desarrollado en psicólogos, filósofos…

  • La inteligencia naturalista: es la capacidad de distinguir, clasificar y utilizar elementos tanto del ambiente urbano como del rural. Incluye las habilidades de percibir las relaciones que existen entre varias especies o grupos de objetos y personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas entre ellos.

DibujoTodas las personas tienen cada una de las ocho clases de inteligencia, aunque cada uno destaca más en unas que en otras. Ninguna inteligencia es más importante que otra.

 

Que consecuencias tiene abandonar el CI

La educación que se enseña en las aulas se dedica a evaluar los tipos de inteligencia: lingüística y lógico-matemática. Por lo tanto solo destacan aquellos que puntúan más alto en esas inteligencias, olvidando a aquellos que puntúan alto en las otras. La principal consecuencia es que no desarrollamos a los niños en su máximo potencial, solo fomentamos el de unos pocos.

Además si nos damos cuenta todas las inteligencias son necesarias para realizar bien cualquier trabajo, pero no nos olvidemos que el trabajo es un medio y no un fin.

Cuanto más potenciemos todas las inteligencias, más felices y más adaptados viviremos en el mundo.

 

Foto2¿Podemos aumentar, potenciar la inteligencia? Desde luego!

Según estudios, la heredabilidad de la inteligencia varía 40-60%, dependiendo de la capacidad o inteligencia evaluada. Es decir el otro 60-40% restante está influenciado por el ambiente (educación, vivencias…) Por lo tanto la inteligencia no está determinada genéticamente, podemos potenciarla o no. Por ejemplo, puede haber personas tremendamente inteligentes en las áreas lingüística y lógico-matemática, pero como no han ido a la escuela, no lo han potenciado y por lo tanto no se les considera “inteligentes”. Este caso ejemplifica las consecuencias que tiene no potenciar el resto de inteligencias, como se hace actualmente con la mayoría de niños y adultos.

 

Es el momento de romper barreras, el ser humano es complejo y compleja es la inteligencia, no pongamos limites y barreras para hacerlo más sencillo, potenciemos todos nuestro valores y capacidades.

 

 

Un abrazo,

Jacobo Sánchez – Psicólogo en Zaragoza

Pin It