CUENTA CORRIENTE DE EMOCIONES

Todos establecemos cuentas corrientes emocionales.

Hoy mi colaboradora en el blog, Inés Faci, y yo os vamos hablar del concepto:

Cuenta Corriente de Emociones

 

Empecemos situándonos:

En una cuenta corriente tú ingresas un dinero del que luego puedes disponer. Dependiendo de las condiciones de la cuenta sólo puedes disponer de lo que tienes, o en algunos casos te conceden un importe máximo del que puedes disponer aunque no lo hayas ingresado aún, lo que conocemos comúnmente como número rojos.

De alguna manera todos establecemos cuentas corrientes emocionales con las personas que nos rodean.

 

Cuando damos cariño o atención a una persona es como si estuviéramos haciendo un ingreso emocional. Le transmitimos emociones positivas.

Por el contrario, cuando despertamos en esa persona emociones negativas es como si estuviéramos retirando dinero.

Si tú despiertas en una persona emociones negativas de una manera continuada durante un periodo de tiempo largo, estás dejando tu cuenta emocional con esa persona en números rojos!!!

 

 

Las emociones negativas las podemos despertar en la otra persona de muchas maneras. Puede ser por medio de palabras hirientes, desprecio o simplemente falta de atención.

Aplicación psicológica:

Las cuentas son individuales, es decir, con cada persona tenemos una cuenta diferente. Puede que con algunas personas nuestra cuenta esté muy sana, pero con otras no.

Que una cuenta corriente solo sea positiva no es bueno para ninguna de las dos partes.

Por ejemplo de relaciones padres/hijos en la que al hijo se le da muchísima atención y mucho feedback positivo pero no se le corrige. O siempre que demanda atención, se le da… de alguna manera las consecuencias que creamos en esto niños es la baja tolerancia a que experimenten  emociones negativas y por lo tanto generar frustración.

También sería el caso de relaciones de pareja, en las que uno de los dos no es capaz de decirle al otro lo que no le gusta de él/ella, sino que todo es un deseo continuo de complacer llegando al servilismo y anularse como persona dentro de la pareja.

En el mundo laboral el comprender este tema de las cuentas corrientes es muy importante. En las relaciones en las que el jefe no solo señala lo que se ha hecho mal sino también el trabajo bien hecho, hace que el ambiente de trabajo sea mucho más agradable, lo cual ha demostrado mejorar el rendimiento de los trabajadores.

A la mayoría de personas no se les ocurriría jamás dejar su cuenta bancaria en números rojos. Hay veces que nuestros comportamientos provocan, quizás inconscientemente, que se tengan cuentas emocionales en números rojos. Por eso es importante ser consciente del efecto de nuestras palabras y acciones en el resto de personas, ya que muchas veces pueden desestabilizar nuestras cuentas corrientes, y afectar a los que nos rodean y a nosotros mismos. Hay veces que no entendemos porque una personas nos trata mal o como nosotros quisiéramos, lo primero que hemos de preguntarnos es: ¿Cómo esta mi relación con esa persona? ¿Qué he hecho y no, con esa persona?

Foto3

Cada uno debe de ser consciente de cuál es el estado de salud de sus cuentas, si mi cuenta esta en menos 3000€, no puedo pretender comprarme un mercedes.

Un cuenta corriente ideal sería aquella en la que predomina lo positivo pero en la que también hay retiradas. Si solo predominase lo positivo nos anularíamos como personas y no podríamos construir relaciones fuertes y estables donde las personas nos conocieran a fondo; y lo mismo sucedería si solo predominase lo negativo.

La idea principal de este concepto es trabajar la conciencia emocional, no debemos utilizar este concepto para esperar acciones o sentimientos de las personas, sino para pararnos a pensar en cómo esta nuestra relación con las personas, y así poder entender la situación de nuestras relaciones sociales

 

Un abrazo,

Jacobo Sánchez  (Psicólogo en Zaragoza)  & Inés Faci

Pin It