En busca de la Felicidad

La Felicidad puede ser diferente para cada persona.

Desde el inicio de los tiempos la felicidad o el bienestar han traído de cabeza a las personas, dado que lo que para uno puede ser placentero, no tiene que serlo para otro.

Además de que la felicidad puede ser diferente para cada persona, se considera que es una idea muy amplia. La felicidad abarcaría las emociones positivas, la salud, satisfacción general con la vida… Cuanto más amplia es una idea más difícil es conseguirla.

Así que antes que nada habrá que saber que es la felicidad y tratar de clarificar los componentes y procesos involucrados en la felicidad de las personas. Para ello vamos a revisar 2 corrientes: 

Hedonismo o Bienestar Subjetivo

Los griegos, con Epicuro a la cabeza, acuñaron el término hedonismo. ¿Qué quiere decir?

  1. Maximizar las experiencias positivas (aumentar el afecto positivo).

  2. Minimizar las experiencias negativas (disminuir el afecto negativo).

  3. Satisfacción vital (más momentos agradables que desagradables).

Si nos damos cuenta la felicidad o bienestar hedónico, se obtiene por la acumulación de momentos agradables y satisfacción de deseos. Normalmente a este tipo de felicidad se le denomina subjetiva.

Felididad3

Un ejemplo de este tipo de felicidad sería decidir quedarnos en casa, en lugar de ir a trabajar. O no quedar con una persona y hacerlo con otra, porque me lo voy a pasar mejor.

Como vemos esta felicidad se ocupa más de los momentos inmediatos, es más a corto plazo. Otra característica es que parece que la felicidad no depende mucho de nosotros y sí de lo que tenemos a nuestro alrededor.

Eudaimonia o Bienestar Psicológico

Por otro lado encontramos la felicidad o el bienestar eudaimónico. Este tipo de felicidad se remonta a Aristóteles y su "Ética a Nicómano", en la que anima al ser humano a vivir acorde a su "daimon" o ideal, para alcanzar el estado óptimo, la eudaimonia Por lo tanto estaría relacionada con vivir de forma plena y poder desarrollar los potenciales humanos más valioso. La felicidad se alcanza realizando actividades congruentes con nuestros valores. A este tipo de felicidad se le llama Felicidad Psicológica.

  • Los principales componentes de esta felicidad serían:
  • Auto-aceptación: es uno de los criterios centrales del bienestar. Tener actitudes positivas hacia uno mismo es una característica fundamental del funcionamiento psicológico positivo
  • Capacidad de mantener relaciones positivas con otras personas: necesitamos mantener relaciones sociales estables y tener amigos en los que pueda confiar.
  • Autonomía: para poder sostener su propia individualidad en diferentes contextos sociales, mantener su independencia y autoridad personal.
  • Dominio del entorno: habilidad para elegir o crear entornos favorables para satisfacer los deseos y necesidades propias.
  • Tener un propósito en la vida: marcarse metas, definir una serie de objetivos que permitan dotar a la vida de un cierto sentido. Crecimiento personal: empeño por desarrollar nuestras potencialidades, por seguir creciendo como persona y llevar al máximo las capacidades.
  • Crecimiento personal: empeño por desarrollar nuestras potencialidades, por seguir creciendo como persona y llevar al máximo las capacidades.

A diferencia de la felicidad hedonista, esta se consigue a largo plazo, y las personas jugamos un papel muy importante en su consecución.

Con cual me quedo?

La respuesta a esta pregunta es sencilla: con las Dos.

Por un lado necesitamos desarrollar nuestra felicidad psicológica, ya que esta es más global y nos hace avanzar en nuestro día a día. Además nos ayudara a crear y buscar situaciones donde podamos aplicar la felicidad hedónica. De nada nos serviría desarrollarnos como personas en función de nuestros valores, si luego no sabemos disfrutar los momentos clave y sobre todo el proceso de nuestro crecimiento personal. Es importante la meta pero también disfrutar del camino.

Si algo es importante que nos quede claro, después de leer este artículo, es que

 

LA FELICIDAD se BUSCA, se CREA y no se ESPERA.

 

Es decir somos un agente activo en la construcción de nuestra felicidad,...

Felicidad5

...no esperemos a que “las cosas nos vaya bien”, hagamos por que vayan bien.

 

 

 

Un abrazo,

Jacobo Sánchez – Psicólogo en Zaragoza

 

 

 

Pin It