Emociones. Inside Out

INSIDE OUT, un acercamiento al entresijo de las emociones

Cuando uno lleva un tiempo triste, empieza a sentirse mal por ello.

Aprovechando la gala de los Oscars hablemos de la película Inside Out, oscar a la mejor película de animación. Lo que nos gustaría destacar desde un punto de vista psicológico es su nominación a mejor guión original.

Riley, una niña de once años, debe mudarse de su barrio. Esto le supone una gran dosis de estrés, al tener que enfrentarse a un cambio radical en su vida. La película nos muestra, de una manera divertida, que es lo que acontece dentro de su mente, donde adquieren especial importancia las emociones. Emociones que toman forma a través de los personajes, los verdaderos protagonistas de la película.

¿Cuál es el gran merito de esta película?: reflejar de una manera bastante acertada la gran importancia que desempeñan las emociones en nuestra vida.
El ser humano cuenta con 6 emociones básicas: alegría, tristeza, ira, miedo, asco y sorpresa (esta última no aparece en la película).
Se denominan básicas porque:

  1. Son innatas, más que adquiridas o aprendidas a través de la experiencia o socialización.
  2. Surgen de las mismas circunstancias para todos los individuos (la pérdida personal hace que todos nos sintamos tristes, sin importar edad, género o cultura).
  3. Tienen una expresión facial universal (todos expresamos la alegría o el asco de la misma manera).
  4. Evocan una pauta de respuesta fisiológica distintiva y sumamente fácil de predecir.

Pues bien si todas estas emociones son innatas, ¿Por qué será? La respuesta es sencilla, porque cumplen alguna función valiosa para nuestra adaptación.

Todas las emociones son necesarias y todas son buenas. Por ejemplo, la ira es a menudo el resultado de ser tratado injustamente, y puede ser un factor de motivación para el cambio social. O el asco, donde una de sus funciones es evitar que nos contaminemos por entrar en contacto con productos en mal estado.

Todas las emociones son necesarias, y por lo tanto no hay que evitar ninguna.

Ahora vamos a centrarnos en la emoción que más nos cuesta aceptar: la tristeza.
La cultura occidental nos enseña que la tristeza no es necesaria, que no podemos estar tristes, que las personas que se sienten tristes no son felices, y que por lo tanto, no debemos tenerla en nuestra vida. Nada más erróneo!
Pongamos un ejemplo: intenta no pensar en un oso blanco. Lo tienes…. No pienses en el oso blanco!!!

Emociones

Efectivamente cuanto más intentamos evitar un pensamiento más aparece en nuestra mente.

 

Pues bien esto es exactamente lo que le sucede al ser humano con la tristeza.
Cuando uno lleva un tiempo triste, empieza a sentirse mal por ello, y lo único que quiere hacer es dejar de estar triste, ya que la sociedad no nos permite sentirnos así.
Sin embargo, lo único que conseguimos es estar pendiente de si estamos tristes o no.
Blanco es….

Hasta que no aceptemos la tristeza como una emoción necesaria, no podremos salir de ella. El primer paso para superar una mala racha es aceptar y tolerar la tristeza, ya que ello nos permitirá empezar a ver más allá

Un abrazo.


Jacobo Sánchez Gracia - Psicólogo en Zaragoza

Pin It